El reto de integrar a los VMP en las ciudades

Vehículos

Segway

Con la llegada a nuestras calles de los vehículos de movilidad personal, conocidos como VMP por sus siglas, las ciudades se enfrentan al reto de cómo integrarlos en sus vías de circulación con el resto de usuario. Las diferencias de regulación de cada municipio y los problemas de convivencia que están a apareciendo ante su creciente uso hacen necesario que tengamos claro qué son y cómo utilizarlos.

Los VMP están catalogados como vehículos, pero no como vehículos de motor, y tampoco pueden ser asimilados a la figura del peatón, por lo tanto no pueden hacer uso de las aceras y de los espacios reservados a aquel.  El debate de cómo clasificarlos está abierto, pero tu, como usuario, puedes aportar responsabilidad, precaución y respeto con la normativa y con el resto de colectivos que utilizan de las vías públicas. Eso facilitará que se incorporen como un medio más al transporte urbano. 

Si vas a utilizar un Segway o un patinete eléctrico para moverte por la ciudad, te invitamos a seguir estas recomendaciones que garantizarán una convivencia saludable con los peatones y con el resto de vehículos.

Segway - Manual de Movilidad 3S
A la hora de utilizar un vehículo de movilidad personal: información, precaución y respeto a los demás
  • Infórmate de las normas de circulación general y las específicas de la ciudad por donde vayas a circular, y respétalas siempre, ya que para utilizar un vehículo de este tipo no se necesita ningún permiso o carné.
  • No se debe circular con ellos por las aceras ni por el espacio reservado a los peatones, salvo excepción establecida por cada municipio, bajo determinados requisitos y con prioridad siempre para el peatón. Se aconseja circular por las vías habilitadas para ciclistas.
  • Debes circular por calzadas de velocidad máxima de 50 km/h o 30 km/h, dependiendo de la normativa de cada municipio, así como por otros carriles y espacios destinados para las bicicletas .
  • Lleva siempre una velocidad adecuada teniendo en cuenta al resto de usuarios de la vía y las condiciones de esta.
  • Utiliza estos vehículos de manera responsable, teniendo en cuenta especialmente a los usuarios vulnerables como pueden ser niños, personas mayores, las que tienen movilidad reducida y las mujeres embarazadas.
  • Usa protecciones como pueden ser guantes y, sobre todo, casco.
  • Se visible para el resto de usuarios de la vía, utilizando ropa o elementos reflectantes y luces cuando las condiciones lumínicas lo requieran.
  • Se respetuoso al estacionar tu VMP. Si tu municipio permite el estacionamiento en la acera debes hacerlo de manera que no moleste a los peatones, especialmente a aquellos con discapacidad visual y de movilidad. Como norma general, de forma paralela al bordillo si la acera es de 3 a 6 metros; en oblicuo si es de 6 metros o más.
  • Realiza un mantenimiento adecuado de tu vehículo. Comprueba con frecuencia el estado de las ruedas, batería, suspensión, dirección, transmisión,… según el tipo de vehículo.

Para que tengas claro lo que debes y no debes hacer, descárgate esta infografía y aprende a circular con seguridad. Si vas a conducir un VMP, infórmate, respeta la normativa y respeta a los demás.

Recuerda siempre que en las vías públicas no estás solo