Muévete con seguridad en una moto compartida

Modalidades

Motosharing

El motosharing es un sistema de alquiler de vehículos con el que podemos reservar una moto, recogerla donde esté aparcada, usarla durante el tiempo que la necesitemos y liberarla en el lugar que nos venga bien, dentro de un radio establecido, para que la pueda utilizar otra persona. 

Este modelo facilita el transporte por la ciudad y tiene un efecto beneficioso frente al uso del automóvil ya que disminuye la densidad del tráfico y la contaminación. De hecho, la mayoría de las motocicletas que ofrecen las empresas de motosharing son eléctricas lo que añade a esta novedosa forma de transporte una faceta sostenible y respetuosa con el medioambiente.

Pero no todo son ventajas: el uso de las motos compartidas puede conllevar algún problema cuando conductores poco experimentados circulan por las calles sin conocer las reglas básicas para su seguridad y la de los demás.

Te contamos las precauciones que debes adoptar si has decidido empezar a transportarte por la ciudad en una moto compartida.

Muévete con seguridad en una moto compartida

Compartir moto es una alternativa de movilidad fácil, cómoda y rápida. Tú puedes hacer que sea también segura

  • Es obligatorio llevar siempre puesto el casco, preferiblemente integral. Utiliza siempre el equipamiento necesario: guantes, pantalones, chaqueta, y calzado adecuado, y recuerda: no está permitido el uso de auriculares.
  • Antes de arrancar comprueba el estado del vehículo; ruedas, frenos y luces.
  • No utilices el teléfono móvil mientras conduces. Además de estar prohibido, es peligroso.
  • Ten especial precaución con otros usuarios vulnerables como peatones o ciclistas.
  • Pon mucha atención a la salida imprevista de pasajeros de los coches, sobre todo si circulas cerca de vehículos estacionados. Ten cuidado con los vehículos aparcados en batería que pueden iniciar una maniobra de marcha atrás.
  • Adapta tu conducción a las condiciones del entorno: lluvia, obras, atascos…
  • No te olvides de que las motocicletas son menos visibles entre el tráfico rodado. Ten en cuenta los ángulos muertos, sobre todo con vehículos grandes.
  • Hazte visible llevando elementos reflectantes y ropa clara o de colores llamativos y siempre encendida la luz de cruce.
  • Evita zigzaguear entre los vehículos. Y pon la máxima precaución al hacerlo entre vehículos detenidos para llegar a la primera fila del semáforo.
  • Cumple siempre con las normas de circulación: preferencia de paso, distancia de seguridad, cero alcohol y drogas, adelantamientos, maniobras peligrosas…
  • Se respetuoso al estacionar tu vehículo. Si tu municipio permite el estacionamiento en la acera (no está permitido en todos) debes hacerlo de manera que no moleste a los peatones, especialmente a aquellos con discapacidad visual y de movilidad. Como norma general de forma paralela al bordillo si la acera es de 3 a 6 metros; en oblicuo o semi – batería, si es de 6 metros o más.
Conduce con precaución y respeta las normas. A la hora de subirte a una moto compartida, controla